Ipad Zavvi

Call of Duty: Black Ops II
8
6.03

11/11/2012 por Miguel Angel Perez

Puede que el nombre de Ben Chichoski no os diga mucho a la mayoría, pero si os digo que fue el creador de la saga Call of Duty seguro que la cosa cambia, ¿verdad? Infinity Ward fue su primera desarrolladora, mientras que Activision hizo lo propio como distribuidora. Desde el año 2007, Infinity Ward y Treyarch comparten privilegios y se turnan en el desarrollo cada curso. El primer juego de la saga fue lanzado el 29 de octubre de 2003 e inicialmente en exclusiva para PC. Tiempo después la saga fue portada a las consolas de sexta y séptima generación hasta la fecha.

 

Ángel y demonio, así es Call of Duty. Lo amas o lo odias. Es difícil encontrar un término medio cuando hablamos de esta franquicia y es algo perfectamente comprensible. Ventas multimillonarias, cada año se encuentra entre los mas jugados en Xbox Live y PSN, pero también abusan de un motor gráfico desfasado en todos los sentidos y una IA muy irregular. Además, su falta de originalidad le esta penalizando mucho en los últimos tiempos. Con estos datos es comprensible tener tanto adeptos como detractores.

 

Call of Duty comenzó sus andanzas en este mundo utilizando el motor gráfico de Quake III, el “id Tech 3”. El juego fue un tremendo éxito, tanto de ventas como de crítica, llegando a conseguir más de 60 premios internacionales, incluyendo el de “Mejor juego del año”, entregado por la Academia de las Artes y las Ciencias Interactivas. Repetiría como ganador cuatro años después, con el aclamado Call of Duty 4: Modern Warfare.

 

 

Esta saga bélica es la más rentable de la historia dentro de su género y una de las que más beneficios ha obtenido a nivel general. Sus más de 55 millones de copias vendidas o los más de 3000 millones de dólares recaudados dan buena fe de ello. A estas ventas millonarias han ayudado el resto de los productos basados en la franquicia como pueden ser la mini-serie de comic books o las figuras de acción.

 

Sin embargo, Call of Duty no solo es una de las sagas de videojuegos más laureados que existen, también es una de las más criticadas. Desde la edición de 2007, Call of Duty 4: Modern Warfare, la serie parece haber tocado techo y vivir en un permanente estancamiento, donde las críticas más feroces no cesan en su empeño por desacreditarla.

 

Es cierto que muchas de esas críticas están más que justificadas y bien fundamentadas con datos abrumadores, pero también es bien cierto que otras muchas son producto de la ignorancia o el desconocimiento de muchos. Desde TeknoConsolas intentaremos averiguar si este último juego de Treyarch se encuentra dentro del grupo de juegos anteriores a 2007, donde la originalidad y la jugabilidad sorprendían en cada edición, o por el contrario pertenece al de los títulos lanzados posteriormente a 2007, donde cada lanzamiento ha parecido un déjà-vu del anterior.

 

 

 

 

40 años no son nada

 

La Guerra Fría tuvo a buena parte del planeta en vilo durante muchos años. Las grandes guerras ya habían terminado, pero las operaciones encubiertas estaban a la orden del día y la tensión entre países podía cortarse con el filo de una hoja. Hace un par de años, Activision y Treyarch decidieron utilizar esta época como argumento para uno de los juegos de la franquicia de Call of Duty, conocido como Black Ops.

 

Ahora nos llega lo que los desarrolladores han denominado como una secuela directa de aquel título, Black Ops II. En esta ocasión, la historia no solo transcurrirá en los años 80 (alrededor de un tercio será en esa época), sino que se trasladará a un futuro cercano al que vivimos en nuestros días. Concretamente, el año 2025. Los agentes Alex Mason y Frank Woods, viejos conocidos del primer Black Ops, serán los que nos sirvan como puente entre las dos épocas.

 

Mucho se ha hablado sobre el aparente estancamiento y la repetitiva temática de los juegos de la franquicia y sobre la política de lanzar un título por año con la consecuente falta de originalidad, que no de calidad. Es por esto que Treyarch ha querido explorar nuevos caminos trasladando la guerra a un futuro, algo que aún no se había intentado con la saga y que, cuando menos, dotará al título de un apartado visual distinto al que nos tiene acostumbrados. No solo ha querido darle un apartado visual distinto, sino que le ha dado un tono más oscuro y maduro al juego.

 

Elementos como los del comienzo, cuando vemos como la hermana de Menéndez se quema, el contenedor lleno de muertos que abordaremos en una de las primeras misiones o los niños soldados que aparecerán (aunque nunca en combate), serán solo algunos de los momentos de los que os hablamos. También se mencionarán nombres de terroristas reales como en el caso de Bin Laden, lo que otorgará al juego un plus de realismo.

 

 

Nuestro villano de turno será Raúl Menéndez, que se ha hecho con el control de todos los drones de los ejércitos más poderosos del planeta. Por si esto fuera poco, este megalómano posee bases esparcidas por todo el mundo y sus recursos parecen ilimitados. Según transcurra la historia iremos descubriendo más sobre este personaje. Solo los escuadrones de élite pueden evitar un desastre de magnitudes mundiales y ahí es donde entramos nosotros en juego. Controlaremos unidades pertenecientes a cuerpos como la CIA o los SEALS por países como Yemen, Afganistán, Myanmar o la ciudad de los Ángeles en el año 2025 y nos enfrentaremos a facciones no muy amigables, como puede ser Cuba con Fidel Castro en primera línea. En el trasfondo de la historia nos encontraremos con un poderoso mineral llamado Celerium que puede cambiar el rumbo de la historia y una amenaza terrorista llamada Carma.

 

Treyarch se ha tomado muy en serio la ambientación de este nuevo juego. Siempre es fácil ambientar un título basado en algo que ya ha sucedido porque las cosas están ahí, solo hay que mirarlas. Pero el tema se complica cuando la ambientación está basada en un futuro y se pretende ser lo más realista posible. Se ha rumoreado que han contado con informes secretos del Gobierno Americano, pero parece más creíble que se hayan basado en las películas de guerra futuristas, como todo parece indicar.

 

El guión, o al menos gran parte de él, corre a cargo de David S. Goyer, guionista habitual de Hollywood, que ha firmado entre otras la reciente trilogía de "Batman" dirigida por Christopher Nolan. Esta vez, el guión no contará con tantas incongruencias ni saltos y flash-backs de lo más extraños, como ocurría en el primer Black Ops. Será el más equilibrado y coherente de la saga, resultando efectista y muy adictivo. Muchas de las escenas parecerán sacadas de películas como Minority Report o Green Zone.

 

 

Por si todo lo anterior no fuese suficiente, Treyarch ha contado con una eminencia en materia bélica como es Peter Warren Singer, autor de varios libros sobre la guerra moderna y la evolución de la tecnología bélica. Ha dado varias charlas TED (organización que se dedica a dar a conocer ideas dignas de ser difundidas en Tecnología, Entretenimiento y Diseño), ha sido asesor de varias entidades oficiales de los Estados Unidos y como no, responsable de dotar a Black Ops II de un realismo único en la saga en lo que se refiere a guerras futuristas.

 

Jay Puryrar, director de desarrollo de Treyarch, ha definido este juego como “un tres en uno”. Podremos optar por la campaña individual, el multijugador y el modo zombies. Por lo que hemos podido extraer de sus palabras, Puryrar quería hacernos ver que cada uno de estos modos podría funcionar como juego independiente. Algo que desde TeknoConsolas no ponemos en duda, siempre y cuando estos juegos fueran gratuitos o a un bajo precio.

 

 

La última bala de un desfasado motor gráfico

 

Algo que tenemos que agradecer a Treyarch, respecto a la saga de Call of Duty, es su rico y variado mundo artístico con respecto a Infinity Ward. El nivel de detalle, colorido y definición de los escenarios, se vio incrementado en gran medida con su llegada. Esto ya no es una novedad en sí, pero es de agradecer que no solo mantengan el nivel ofrecido, sino que lo mejoren en ciertos aspectos.

 

En términos generales, el juego ofrece un pequeño, muy pequeño, salto técnico a nivel gráfico. Los entornos se ven más nítidos y parecen más vivos que en sus anteriores trabajos, aunque serán apreciaciones muy leves. Si nos acercamos lo suficiente hasta alguna textura notaremos cierto difuminado y demasiados elementos a mejorar. El juego seguirá moviéndose a 60fps de una manera excelente, durante ningún momento del modo campaña apreciamos la mas mínima ralentización, ni siquiera durante las batallas mas multitudinarias y hay algunas que, os aseguramos, pondrán los circuitos de las actuales máquinas al límite. 

 

 

El punto fuerte de este título será, sin duda, el apartado artístico y de diseño. Por primera vez, la saga se traslada al futuro, lo que nos proporcionará todo un sinfín de nuevas e increíbles localizaciones, en lo que supondrá un cambio brutal con el resto de la saga. Decorados vanguardistas y completamente novedosos, personajes con trajes y armamentos nunca vistos, o vehículos espectaculares. Gráficamente, el juego es una mezcla de "Crysis 2" y la saga de "Ghost Recon" y cuenta con algunos de los escenarios más grandes que hemos podido ver en un Call of Duty.

 

Por otra parte, el motor gráfico presentará los mismos fallos que en años anteriores. Es un motor desfasado en comparación a los que podemos encontrar actualmente, radicando la diferencia en que los desarrolladores han sabido exprimirlo año tras año para sacar el máximo rendimiento de cada máquina, pero resulta insuficiente cuando estamos en el ocaso de la actual generación.

 

A pesar de contar con decorados increíblemente detallados, nos siguen pareciendo poco interactivos. Es cierto que encontraremos edificaciones llenas de elementos que podremos destruir, aunque siguen pareciéndonos insuficientes. Su motor de física no resulta tan bueno como el de algunos títulos recientes y no tan recientes. No nos explicamos por qué hay juegos en la actualidad que siguen pecando de cosas como disparar a una luz y que esta siga intacta o se rompa pero siga iluminando, cuando en juegos como el original "Goldeneye" podías disparar a las luces y estas dejaban de iluminar, y hablamos de hace más de 14 años.

 

En las partes de la campaña que transcurren en la década de los 80 tendremos dos tipos de localizaciones bien diferenciadas, las de entornos rodeados de selvas y las que transcurren en pleno desierto. Sin duda, las segundas salen ganando. Cada año es más notorio el estancamiento en este campo, donde la vegetación parece completamente estática o se mueve como controlada por unos hilos que tiran de ella al compás de una imaginaria melodía. Otras cosas que siguen resultando lamentables son el agua y el fuego, y es que podemos recordar haber visto agua mejor recreada en el "Banjo Kazooie" de la Nintendo 64 hace casi 15 años (es irónico, pero no del todo mentira).

 

 

Como decimos, cada año exprimen un poquito más el actual y desfasado motor gráfico. Este año podremos notar leves mejorías en la iluminación, los efectos climatológicos o las expresiones faciales de los personajes, claro que no de todos, ya que las de los niños dejan mucho que desear. Por cierto, ¿alguno más veis parecidos razonables en varios de los personajes con actores de cine? ¿El sargento Hudson no os recuerda a Ed Harris? ¿Y el chino Shao a Kal Penn, de "Dos colgaos muy fumaos"?

 

Para resumir un poco todo lo comentado, y dejaros un poco más clara nuestra opinión, os diremos que nos encontramos ante un título gráficamente muy, muy bueno. Dentro de los mejores del género, pero (siempre hay un pero) es tan bueno como muchos de los shooters de la actualidad y cuando lo bueno abunda, deja de convertirse en bueno y pasa a ser algo normal.

 

Esto es algo habitual teniendo en cuenta que nos encontramos a las puertas de una nueva generación de consolas y tras un larguísimo periodo de las actuales, donde hace ya tiempo que los desarrolladores vienen jugando con el techo tecnológico de las máquinas. Todo esto hace que sea muy difícil que un juego destaque por su apartado gráfico sobre el resto y más aún una franquicia que lanza un título por año, convirtiéndose ellos mismos en sus máximos rivales.

 

 

 

Inventando cómo sonará el futuro

 

Tratándose de un titulo bélico de estas características y llamándose Call of Duty, no deberíamos de deciros nada más al respecto sobre la calidad del mismo. Quede por tanto claro, que hablamos de un juego con unas cotas de calidad altísimas en lo que se refiere a su apartado sonoro. Por otra parte, esto no es nada nuevo, ya que viene siendo una constante en la serie desde sus inicios.

 

Sin embargo, este año contamos con importantes novedades sonoras de las que no habíamos disfrutado hasta el momento. El hecho de que tres cuartas partes del juego se desarrollen en una guerra ambientada en el año 2025, ha obligado a los desarrolladores a comenzar de cero una nueva librería de efectos sonoros, con el fin de poder emplearlos en concordancia con las nuevas armas y gadgets futuristas. El nivel de los efectos sonoros será pues de una calidad única, aunque echaremos de menos el sonido de algunos disparos.

 

La banda sonora seguirá el mismo corte que en anteriores ediciones, aunque en esta ocasión tendremos un ilustre invitado componiendo una de las pistas de la misma. Trent Reznor (Nine inch Nails) ganador de un Oscar de la Academia, se ocupará, como decimos, de un pequeño fragmento de la BSO. El resto de la misma lo compondrá el no menos brillante Jack Wall, habitual en los créditos de títulos de varios videojuegos, como "Mass Effect" o "Jade Empire".

 

 

Respecto al doblaje, tenemos que decir que esta completamente doblado al castellano, como es ya costumbre. El trabajo realizado en él es excelente, como viene siendo habitual. Jordi Molla ha sido el encargado de doblar a Raúl Menéndez..Desde TeknoConsolas os recomendamos jugarlo en su versión original, ya que solo así podréis disfrutar por completo del estupendo trabajo realizado a nivel técnico por Treyarch, además de poder escuchar voces de gente como el actor de cine Sam Worthington, que hasta la fecha de hoy es el último Terminator del cine.

 


Distintas guerras mismos fines

 

Tal y como ha comentado Puryear, el titulo podría considerarse “tres juegos en uno”. Por eso vamos a intentar comentar la jugabilidad y novedades de cada uno de ellos por separado.

 
Modo Campaña: Este modo será la piedra angular del juego (algo muy relativo) y como tal debería de ser uno de los más renovados. La saga lleva varios años sumida en una falta de innovación preocupante, siendo salvada únicamente por su apartado técnico y su modo multijugador. Por esta razón, Treyarch ha decidido llevar la guerra a un futuro cercano. Sin duda era la mejor opción. De esta manera se aseguraban cambios e innovaciones a nivel de jugabilidad importantes, pero sin perder la esencia de la saga convirtiéndolo en un shooter futurista al estilo de Halo.

 
No vamos a engañarnos, ni Treyarch a nosotros, ni nosotros a vosotros. Call of Duty Black Ops II sigue siendo un shooter al uso. La diferencia radica en un cambio total y absoluto en lo que se refiere a escenarios, armas y vehículos, por no hablar del uso de los nuevos drones y gadgets. Un cambio total y completo de escenario que nos aportará nuevas experiencias a nivel de jugabilidad. Un gran punto a favor de Treyarch y que beneficiará en mucho al juego será la apuesta por el servicio Elite de forma gratuita, desechando el formato del anterior título en forma de suscripción. Esto, además, nos permitirá el poder emitir en directo vía YouTube nuestras partidas. A esto hay que añadir la plena compatibilidad con dispositivos móviles como tablets o Smartphones, para seguir nuestras estadísticas.

 

 
Treyach ha querido meternos el juego por los ojos y comienza fuerte desde el principio. En las primeras misiones lucharemos en Angola a campo abierto en uno de los escenarios más grandes que recordamos y poco después haremos uso de unos nano guantes que nos permitirán trepar por las paredes para segundos después enfundarnos unos trajes con los que volaremos entre las montañas, por no mencionar las trepidantes batallas a caballo por el desierto. Después la cosa se volverá más táctica según avancemos a las misiones del futuro.

 

El caso es que todo esto no nos ha producido una sensación de novedad ni nos ha impresionado especialmente. La sensación es más bien la misma que en anteriores juegos, quizás algo más positiva, pero insuficiente. Tras estos días analizando Black Ops II, tuvimos la irremediable necesidad de volver a jugar al primer Black Ops. ¿La conclusión? Cualquiera de las misiones del primero pasaría por ser del segundo y viceversa. Decidid vosotros si esto es bueno o malo.

 
Pero pasemos a lo que realmente importa ¿se juega igual este Call of Duty que los anteriores? La respuesta es que sí. No vamos a perder el tiempo en comentaros nada sobre la clásica jugabilidad de la saga y de cualquier shooter en general, pero comentaremos lo que creemos que puede resultar novedoso o interesante para el jugador, empezando por lo que será una campaña más intensa que nunca, a la vez que mucho mas táctica y estratégica. No llegará a los niveles de juegos como "Ghost Recon" en lo que se refiere a nivel táctico, pero sí que nos hará pensarnos más de una vez cual será nuestro siguiente paso o con quién o qué.

 

 
Todo esto se verá reflejado sobre todo a la hora de enfrentarnos con droid o robots, lo que nos obligará a vigilar constantemente a 360º,  tanto en horizontal como en vertical, nuestra posición. Las impactantes secuencias precedidas por los clásicos QTE seguirán estando a la orden del día y resultarán de lo más espectaculares y cinemáticas. El uso de vehículos volverá a ser una parte importante en diversos momentos, ya sea en vehículos terrestres, aéreos o incluso controlando un misil o a lomos de un caballo, la utilización de todos ellos resultará de lo más espectacular y frenética, aunque en ocasiones el control de alguno de estos vehículos resulte algo irregular.

 

El uso de las armas y la manera de combatir será algo distinta dado el entorno futurista en el que nos encontraremos, aunque la jugabilidad se mantendrá intacta. El uso de diferentes gadgets durante las misiones abrirá nuevos caminos y maneras de cumplir las mismas, lo que nos otorgará algo de libertad con respecto a otros juegos de la saga. Podremos utilizar dichos gadgets para por ejemplo planear por los aires o llegar a zonas aparentemente inaccesibles, al más puro estilo Ethan Hunt. Respecto al tercio de la aventura que transcurrirá en la década de los 80, deciros que apenas encontraréis cambios con el primer Black Ops.

 
También contaremos con las "Strikes Forces", fases que aun formando parte de la campaña no lo parecerán. Se tratará de misiones en campo abierto en las que tendremos que cumplir una serie de objetivos y donde podremos dar ordenes a nuestros compañeros para que ataquen o nos cubran una posición, por poner un ejemplo. Estas misiones otorgarán al juego mucha más rejugabilidad, ya que no será posible hacerlas todas jugando solo una vez el modo campaña.

 

 
El modo Zombie: A estas alturas se ha convertido más en un juego independiente que en un reclamo del propio título, ya que la mayoría de juegos de estas características incluyen algún modo de juego parecido. En esta ocasión estará mucho más trabajado que el año pasado, ofreciendo mucha más variedad. Podremos conocer nuevos personajes, empuñar nuevas armas con las que hacer frente a nuevos tipos de zombies y recorrer el exclusivo mapeado, mucho más extenso, creado para la ocasión. Equipos que competirán entre sí y nuevos y variados objetivos.

 

Nuevamente contaremos con elementos “mágicos” o la caja de sorpresas. Estará dividido en tres modos de juego muy diferentes entre sí: Transit, Survival y Grief, siendo este último nuevo en la serie. Transit viene a ser como el modo historia o campaña, se podrá jugar solo o acompañado de hasta otros tres compañeros. En survival también podréis jugar con hasta tres amigos y podremos disfrutar de escenarios creados por nosotros mismos. Su mecánica no es muy necesario explicarla, puesto que consiste en "aguanta todo lo que puedas y mata antes de que te maten", muy simple. Por ultimo está Grief, un modo de lo más interesante, donde el número de jugadores aumentará hasta los 8, pudiendo crear dos grupos de cuatro jugadores que se enfrenten a otro grupo de zombis en un todos contra todos.

 
Transit nos permitirá controlar un pequeño autobús para desplazarnos y utilizarlo como arma contra los zombis, al más puro estilo de "Dead Rising". Además, podremos fabricarnos varios objetos que nos ayuden durante la lucha. Por último, añadir que todo esto se ha complementado con nuevos elementos como el seguimiento de estadísticas, un nuevo desafío que se basa en matar a los zombis de un tiro en la cabeza o un renovado sistema de emparejamiento. Realmente no es un juego en sí, pero por posibilidades y entretenimiento podría serlo.

 

 
El modo multijugador: Seguramente estemos hablando de uno de los mejores modos multijugador que se hayan lanzado nunca. Sus posibilidades y opciones serán abrumadoras y prácticamente podremos disfrutarlo durante el tiempo que queramos sin llegar a aburrirnos. Serán cuatro modos de juego principales, que a su vez estarán divididos en sub-modalidades, entre las que encontraremos más de una novedad con respecto al año pasado, Stick and Stone o Team Deathmatch serán algunas de ellas.

 
Podremos editar y personalizar a nuestro gusto la clase de nuestro personaje hasta cotas que no habíamos visto antes en la saga, incluyendo hasta tres mejoras en las armas principales y secundarias. Escoger la práctica totalidad del equipo que queramos llevar, incluyendo las nuevas Wildcards que nos permitirán cargar mas de una perk de la misma categoría. Si quisiéramos, podríamos incluso armar a nuestro personaje solo con un cuchillo y perks, como ghost o el carroñero. Nuevas cartas salvajes que, a cambio de puntos, nos permiten adquirir nuevas ventajas

 
Podremos alcanzar hasta 55 niveles de experiencia y los clásicos prestigios. A primera vista son solo 10, pero os podemos asegurar que si conseguís haceros con todos, aparecerá uno nuevo, con lo que el total será de 11. Además, estarán sus respectivos tokens y objetos especiales. Más de una docena de mapas, entre los que podremos encontrar una revisión futurista de Nuketown, un clásico en la saga, más de 1000 desafíos distintos, la integración de eSport y CODcasting y un sinfín de posibilidades.

 

 

Tendremos la posibilidad de crear una nueva clase regida por un sistema denominado Wild Cards o utilizar el novedoso sistema Pick 10, que nos permitirá elegir 10 puntos para armas y dotar a nuestro personaje de un equipo a nuestra medida. Todo esto convertirá el modo multujugador de Call of Duty Black Ops II no en uno de los mejores, sino el mejor que hayamos probado, sirviendo de reclamo por sí solo para la obligada compra del juego  por parte de todos los amantes de los multijugadores.

 

En esta ocasión se ha suprimido la eliminación de las rachas de muerte, las “Kill streaks”, y en su lugar encontraremos los “score streaks”. De esta manera se pretende equilibrar la balanza y no premiar a los jugadores que se dedicaban a enlazar muertes, para premiar a los que realicen combates en equipo.

 

 

Nuevos sistemas de desafíos y de progresión, un nuevo “matchmaking” mucho más preciso, que tendrá en cuenta muchas más variantes y no solo nuestra habilidad a la hora de jugar, dos nuevos modos de juego, “Multi-Team” y “Hard Point”, que nos permitirá enfrentamientos de hasta seis equipos distintos. Posibilidad de jugar con bots tanto en nuestro equipo como en nuestra contra. La velocidad y accesibilidad serán dos puntos que veremos se han mejorado sensiblemente. Partidas en pantalla partida offline o mediante interconexión de consolas. El montante final del modo multijugador es abrumador y lo mejor es que lo descubráis por vosotros mismos.

 

 

Conclusión

 

Antes que nada y para que quede claro, diremos que este juego es un titulo técnicamente espectacular, pero que sigue pecando de lo mismo que en los últimos años. Call of Duty: Black Ops II es un juego que quiere y no puede, o más bien que quiere, puede, pero no llega a convencer. Pese a quien pese (o a quien moleste), el mundo de los shooters bélicos en esta generación está muerto hace años. Algunos se han dado cuenta y han optado por coger nuevos caminos argumentales y de jugabilidad, caso de Dishonored o BioShock. Otros han optado por un apartado visual completamente alejado de este tipo de sagas, caso Borderlands, y parece que no les ha ido nada mal.

 

Call of Duty, Medal of Honor, Battlefield, Ghost Recom, e incluso Halo, que pese a ser un shooter futurista repite los mismos errores que los anteriores. Todas estas sagas llevan años abusando de la misma fórmula una y otra vez, misma jugabilidad, mismos controles y poco mas. Justifican cada lanzamiento con pequeñas mejoras gráficas y alguna que otra novedad de jugabilidad o el modo multijugador. Pero claro, las compañías no son tontas, si siguen vendiendo ¿por qué invertir millones en nuevas ideas o nuevas vías de desarrollo e investigación?

 

La culpa, al fin y al cabo es nuestra, que somos los que les estamos permitiendo esa relajación. La fórmula actual de los shooters tal y como la conocemos está muerta y solo vemos dos posibles salidas para revitalizarla. La primera y más a corto plazo será la nueva consola de Nintendo, la Wii U. Puede que el revolucionario Gamepad nos aporte una nueva y fresca manera de entender estos juegos. La segunda será la llegada de las nuevas máquinas de Sony y Microsoft, donde la supuesta nueva potencia hará que los motores gráficos y de física nos permitan encontrar una nueva manera de jugar, mucho más interactiva y realista que la actual.

 

Call of Duty Black Ops II es un titulo técnicamente sublime, pero afortunadamente o lamentablemente (según se mire) esto es algo a lo que ya estamos acostumbrados. Si revisáis los lanzamientos de los últimos meses, seguramente muy pocos bajen de los 90 puntos sobre 100 en sus apartados técnicos. ¿Que ventaja puede tener Black Ops II sobre los demás? Un potente modo multijugador que hará que la compra del juego salga rentable a casi todos, pero poco más puede ofrecer.

 

Además esto empieza a no ser suficiente. Títulos como el reciente Halo 4 le pondrán las cosas muy difíciles para conseguir el trono multijugador, pero su mayor enemigo seguirá estando en casa. Muchísima gente aún continua jugando al multijugador de anteriores títulos de la franquicia, como es el caso Black Ops o los Modern Warfare, y dado que nos encontramos en tiempos de crisis, muchos futuros compradores se lo pensarán dos veces antes de aventurarse a comprarlo.

 

Para ir concluyendo, decir que su apartado técnico es brutal, que cuenta con un argumento que, aunque es nuevo en la serie, no deja de ser lo mismo ya visto en otros tantos juegos (aunque esto no quita que el guión destaque como el mejor de la serie), misma jugabilidad adaptada a otra época y otro tipo de guerra y armas, mucha espectacularidad en varios tramos del título, etc. Como veis, el juego nos da una de cal y otra de arena. Con estos datos hemos debatido mucho que nota darle, y no ha sido fácil, al fin y al cabo aunque repetitivo es entretenido y frenético y su modo multijugador le salva las castañas del fuego subiéndole la nota considerablemente.

 
Pero nos hemos mantenido firmes y dejaremos muy claro en nuestro alegato final cual es nuestra opinión. Basta ya de sacar cada año el mismo juego con distinto nombre y distinto disfraz, basta ya de infravalorar a los jugadores con campañas ridículamente cortas, basta ya de que más grandes sagas por la avaricia de que unos pocos se llenen los bolsillos cada año, pero sobre todo (y esto va dirigido a los usuarios finales) basta ya de seguir comprando productos que no nos aportan ninguna experiencia nueva dentro del mundo de los videojuegos.

 

Si este fuera el primer o el segundo juego de la franquicia, seguramente os diríamos que es el mejor shooter bélico que hemos probado y seguramente lo sea, es cierto que es el primer Call of Duty en años que aporta un soplo de aire fresco a la saga, pero eso no es suficiente para ser el mejor, su pasado en forma de juegos lastra dicha posibilidad. No podemos borrar ni obviar de nuestra memoria esto, (y os lo dice un fan de la saga desde sus comienzos) aunque estamos seguros (muy a nuestro pesar) de que la mayoría lo haréis.

 

 

Lo Mejor

 

  • El guión.
  • El esfuerzo de Treyarch por intentar innovar en un género muerto.
  • El apartado técnico en general.

 

 

Lo Peor

 

  • Repetitivo y a pesar de los cambios continúa siendo demasiado lineal.
  • Una jugabilidad que podría pasar por la de un juego de hace 5 años.
  • El evidente agotamiento de una serie que necesita un descanso.
Miguel Angel Perez
comments powered by Disqus


Últimos análisis

Daylight
PC / PS4
Zombie Studios nos presenta un survival horror sencillo a la par que terrorífico.

Titanfall
PC / Xbox One
Será Titanfall el shooter que vaya a destronar a sagas como Call of Duty o Battlefield

Need for Speed: Rivals
PC / PS3 / PS4 / Xbox 360 / Xbox One
Probamos el Need for Speed: Rivals ¿El primer Need for Speed de la nueva generación? ¿O el último de la generación actual?

Análisis - Battlefield 4
PC / PS3 / Xbox 360
Battlefield 4 bebe directamente de la última entrega para ofrecernos una experiencia aún mejor si cabe.

FIFA 14
PS3 / Xbox 360
Vuelve FIFA, ¿Con suficientes novedades?

2 Juegos por 31EUR