El ecuador generacional (III): La escalera de color de Microsoft

Artículo de opinión evaluando la llegada de Xbox 360 a la mitad de esta generación de consolas.

 

Muchos mirábamos con cierta suspicacia e incluso reticencias a Microsoft y su impactante Xbox 360 cuando salió a la venta hace ya tres años. Hoy por hoy, se presenta como una muy buena consola y es una alternativa tan seria como apetecible a los ojos de cualquiera que desee disfrutar de los videojuegos, pero no era del todo así en sus inicios.

 

El nombre de Microsoft como compañía siempre es sinónimo de garantía gracias a su solvencia, capacidad de acción y numerosos recursos con respecto a sus productos. Cuando la anterior generación consolera decidió meterse de lleno en el mundo de los videojuegos como entretenimiento (más concretamente en la industria consolera con su plataforma Xbox) muchos se sorprendieron gratamente, pero otros vieron casi con incredulidad como ocurría esperando resultados. Finalmente se aceptó el cambio en el panorama, tal y como una generación atrás se había aceptado también la entrada de Sony en este mundo y más teniendo en cuenta la triste noticia de que Sega no iba a desarrollar más plataformas de juego tras la retirada del mercado de Dreamcast.

 

Pero como decimos, esta generación comenzó con alguna que otra reticencia ante su nueva consola. Y es que la anterior fue una generación claramente ganada por Playstation 2 a pesar de la mayor potencia de Xbox o Gamecube. Su anterior consola vio nacer grandes obras o sagas como Fable o Halo, y tuvo una buen número de usuarios satisfechos, pero venía sin tantas garantías como las que ofrecía en principio la marca Playstation. Además la consola fue “dejada de lado por Microsoft, cortando por lo sano una generación para centrarse completamente en esta, cosa que no sentó nada bien a muchos de los fieles usuarios que tenía su consola y que se sintieron algo decepcionados con esa decisión.

 

 

 

Una baraja inagotable

 

Os preguntareis el por qué de la utilización del símil de la baraja de cartas y más concretamente de la conocida jugada del poker en este artículo. La razón es que no encuentro una metáfora mejor para explicar o comentar las estrategias que ha utilizado Microsoft en el mercado.

 

Como si de un buen mago se tratase, la multinacional estadounidense no ha parado desde los inicios de vida de su consola, de sacarse cartas de la manga, cada vez mejores e incluso algún que otro as que ha provocado el aplauso del público… o más bien de sus usuarios. Ese hecho que hemos comentado y que tanto molestó en su día a muchos de los usuarios de la primera Xbox, fue la primera tirada en esta partida generacional jugada con una baraja repleta de buenas cartas. Y es que ese corte en seco de una generación para comenzar con la siguiente le permitió centrarse al 100% en su nueva plataforma y sacarla un año antes que la competencia, sacando de esa forma ventaja a Nintendo y Sony.

 

Esa estrategia, que parece sencilla y fácil de realizar, ha tenido consecuencias malas para la compañía por motivos en los que repararemos más tarde pero sobre todo y en general, ha sido uno de los beneficios más grandes de esta generación para Xbox 360.

 

Salir un año antes le permitió a la consola sorprender a propios y extraños y atraer al consumidor, que veía en sus nuevos gráficos en alta definición un salto generacional enorme ante las consolas anteriores y mientras muchos esperaban a las nuevas consolas de Nintendo y sobretodo por la fidelidad creada con la marca Playstation, esperaban a PS3, otros tantos se decidían a hacerse con la nueva plataforma de Microsoft, debido a sus preferencias, obviamente, y a la impaciencia por hacerse con una consola de nueva generación ya que fue la primera que tuvieron al alcance de la mano.

 

 

 

Pero no nos engañemos, no todo es tan fácil como decidirse a lanzar la consola antes que la competencia (algo sobre lo que la compañía ya se ha pronunciado que volverá a repetir la generación próxima). Ya lo había intentado Sega y su Dreamcast años atrás sin conseguir el mismo resultado y por supuesto para Xbox 360 tampoco ha sido un camino de flores.

 

La premura en el lanzamiento de la plataforma la llevó a cometer ciertos errores o incluso nos atreveríamos a decir que una demasiado corta fase de testeo, con fatídicos resultados. La consola tenía unas cuantas carencias en su diseño, que favorecía su sobrecalentamiento y en consecuencia la ruptura del sistema de entretenimiento en lo que se conoció como “las tres luces rojas”. Un problema que sufrieron quizás demasiadas consolas. Debo decir a título personal, que he conocido cinco Xbox 360 a las que he podido jugar y tres de ellas han sufrido dicho problema. No me aventuraré ha hablar más sobre porcentajes por desconocimiento real pero si que me atrevería a decir que fue un problema que pasó cierta factura a Microsoft, su nueva consola y la confianza de los usuarios.

 

Por suerte para todos, parece ser que las plataformas más recientes de la marca tienen bien solucionado el problema y las averías no van más allá de las que cualquier aparato electrónico de estas características debería tener como siempre debió haber sido.

 

No obstante y a pesar de dicho problema ya famoso, como decimos la salida con un año de antelación fue una buena carta que se sacó de la manga Microsoft pues además de los impacientes y los que ya esperaban con ganas a su consola, se encargó de convencer totalmente al jugón con otro par de ases que se sacó bajo la manga. A uno lo denominó Bioshock y al otro Gears of War. Las maravillosas criticas que ambos recibieron, su publicidad y por supuesto la calidad de esas obras de arte ayudaron sobremanera a asentar la consola en el mercado para competir con las demás no solo de igual a igual sino que con cierta ventaja ya que, como se aseguró de dejar claro Microsoft con los anuncios publicitarios por esas fechas, tenían la consola con mejor catálogo del mercado. Y es que su salida un año antes fue una buena carta porque ese tiempo se nota… aun hoy se deja notar y más aun entonces cuando consolas con 30 títulos de salida se enfrentaban a otra con más de un centenar, algunos de ellos de muy buena calidad.

 

 

 

Cartas y más cartas ganadoras para formar esa escalera de color

 

Sus ventas, que la posicionaron líder al ser la primera consola a la venta, le dieron muchos puntos, que aun hoy está recibiendo. A pesar de haberse visto superada como todas por las espectaculares ventas del fenómeno Wii, Xbox 360 ha llevado un ritmo muy bueno de ventas salvo en territorio japonés. Este hecho no sorprendería si no fuese porque muchos analistas y medios especializados proclamaban a gritos que la ganadora sin discusión de la generación sería Playstation 3.
Esas buenas ventas han hecho que las compañías vean la necesidad de programar para la consola, otorgando más buenas cartas para esa baraja de Microsoft de cara al usuario como puede ser la participación de Square-enix con la consola, con títulos como The Last Remnant, Star Ocean IV que llegará en exclusiva para la consola y otras obras solo disponibles en esta plataforma como Infinite Undiscovery, etc. Ventas que han hecho que compañías como la citada y otras como por ejemplo Namco, se replanteen las exclusividades haciendo multiplataformas esperados títulos como son Final Fantasy XIII o Tekken 6.

 

Pero no todas esas cartas se las han otorgado terceras compañías, ya que la propia Microsoft se ha guardado muchos ases y los ha jugado con inteligencia haciéndose un hueco por si misma en esta generación.
Muchos critican el uso del dinero para conseguir exclusivas temporales o totales en el desarrollo de juegos y otros beneficios, pero siendo objetivos no sería justo criticar esto pues, ¿que compañía no utiliza sus fondos propios con el fin de obtener mayores beneficios y mayor cuota de mercado?

 

Por eso decimos que Microsoft ha jugado muy bien sus cartas. Puso dinero para ayudar y “auto-ayudarse” tras la salida de Hironobu Sakaguchi de Squaresoft a la asentación de Mistwalker, teniendo como producto unos juegos exclusivos de gran calidad como Blue Dragon y Lost Odyssey y además entre otros, ha mostrado una buena producción de juegos exclusivos y propios con la saga Gears of War, de la que ya hemos podido disfrutar en su segunda entrega, la tercera de Halo, juegos como Fable 2 que son de gran calidad, Halo Wars, Banjo y Kazooie, Ninja Gaiden, Mass Effect, etc.

 

 

 

Y todo esto además de asegurarse exclusividades como Tales of Vesperia o Alan Wake y los grandes juegos multiplataforma que también llegaron y llegarán a la consola.
Pero no solo de juegos son esas cartas que tan bien está jugando la compañía. También están jugando bien otras en referencia al mercado y que están utilizando con inteligencia para mantener esa ventaja sobre la competencia de Sony.
El precio de la consola que comenzó bastante elevado, ha descendido de manera importante, poniendo la consola al alcance de todos.

 

E incluso se ha guardado algún as bajo la manga según la evolución del mercado. Mientras criticaba esos juegos casuales a los que Wii se dedicaba asegurando que la consola de Nintendo no era competencia, vigilaba de cerca cada paso de la consola, viendo sin poder volver la cabeza al fenómeno social denominado como casual, como para entrar en el mercado y no perder terreno debía integrarse en ese nuevo videojugador que ha surgido con esta generación.

 

De esta forma ofreció los avatares, similares en estilo a la creación de los mii de Nintendo y abordó el mercado casual con scene it y lips similar a los juegos Buzz y Singstar de Sony respectivamente.
Muchos han criticado esto por entenderlo de poca innovación o renovación, y de hecho no es para agradecer el esfuerzo por crear cosas nuevas, pero siendo justo es una buena estrategia de mercado. Podríamos llamarlo apostar al caballo ganador o reiterándonos una vez más, caminar sobre un camino ya caminado. Ofrecer lo que ha tenido éxito en otras consolas y buscar con ello una reacción en el mercado, yo al menos lo consideraría también una táctica inteligente.

 

 

 

Lo que nos deparará el futuro

 

Por todo esto que contamos, entendemos que Microsoft ha jugado muy bien sus cartas en esta generación. Buenas cartas que en esta metafórica partida de poker que llevan a cabo las compañías buscando una victoria, y una tirada que podríamos calificar como una escalera de color. Una escalera que sería Poker de Ases si Wii no se hubiese interpuesto en su camino en lo que a las ventas de la consola se refiere sacando una distancia que aparenta ser insalvable.

 

Aun así, Microsoft tiene una mano ganadora. Solo hay que tener en cuenta que la generación y lo que queda de ella es más corta para Xbox 360. Una consola de la que podríamos decir que es la que realmente está pasando por el ecuador generacional, ya que son tres años los que lleva en el mercado, uno más que la competencia, y de la que realmente no sabemos que más ases se puede guardar bajo la manga.

 

Ya hemos hablado de algunos juegos futuros y de momento, con Wii en esa escapada de más de una docena de millones de consolas, la consola le saca una ventaja a su máxima perseguidora de unos 5 o 6 millones, lo cual es bastante claro aunque nada definitivo.
Nos queda saber lo que Microsoft tiene preparado, el como se comportarán las terceras compañías ahora y también conocer las cartas que jugará el resto de la generación Playstation 3 y Sony.

 

Microsoft lo tenía algo difícil pero ha sabido jugar sus cartas y ahora tiene una buena posición de aquí al sprint final de la generación. Tendremos que ver lo que nos espera, si hay alguna sorpresa más y como evoluciona el mundo consolero y las ventas que se produzcan. Eso si, hoy por hoy y hasta ahora, la compañía ha aprendido de sus errores y al menos a simple vista Xbox 360 parece gozar de buena salud. Aun quedan años para disfrutar antes de que se vuelva a jugar la baza del lanzamiento prematuro de su sucesora. Disfrutenla.

 

 

 

comments powered by Disqus